Consultora independiente de Nikken (minikken.es@gmail.com ). MINIKKEN, es mi agradecimiento a Nikken por haberme ayudado tanto, porque sus productos no me han curado, pero me han aliviado y ello me ha dado fortaleza para seguir avanzando.

Archivo para la Categoría "La importancia del pH en el cuerpo"

Síntomas de un organismo con un pH ácido

Síntomas de un organismo con un pH ácido

Nuestro metabolismo siempre está produciendo ácidos. En la digestión de las proteínas se  produce ácido sulfúrico (como transformación del azufre), ácido fosfórico (transformación del fósforo), ácido úrico, urea ,etc. Al hacer ejercicio se produce ácido láctico y dióxido de carbono. Las grasas tienden a ser ácidas por su lenta digestión. Los azúcares refinados no tienen minerales alcalinos por lo que el organismo tira de reservas alcalinas para contrarrestar la acidez. Etc.,etc.

Si nosotros no aportamos a nuestro organismo sales minerales de formación alcalina (calcio, magnesio, sodio, potasio, hierro, etc. ) poco a poco de forma silenciosa nuestros tejidos, órganos y sangre de acidificarán por un exceso de estas tóxinas ácidas.

Por eso es importante tener muy en cuenta las recomendaciones para disminuir la acidez en el cuerpo. Cuanto mejor trates a tú cuerpo, mejor podrá afrontar sus tareas diarias. No es lo mismo sobrevivir que vivir de forma plena y saludable.

Los principales síntomas de un organismo ácido son:

. Cansancio crónico (sensación de fatiga y debilidad)

cansancio crónico

. Dolores de cabeza

dolor de cabeza

. Irritabilidad

irritabilidad

. Calambres

calambres

. Cálculos en riñones ó vesícula

piedras en el riñon

. Dolor de la espalda baja y muscular en general

dolor de espalda

. Depresión

depresion

. Tensión en el cuello y hombros

tension en el cuello

. Artritis y osteoporosis

artritis

. Dolores de estómago

dolor de estómago

. Cabello reseco

cabello seco

. Uñas quebradizas

uñas

. Aumento de peso, sin razón aparente

aumento de peso

. Los constantes resfriados

resfriado

. Enfermedades continuas

Las investigaciones realizadas han puesto de manifiesto que un pH inferior a 6.5 (acidez) es debido a dietas desequilibradas ,deshidratación (falta de agua de calidad), contaminación ambiental (respirar sustancias tóxicas), intoxicación del organismo (medicamentos, químicos en los alimentos, alcohol, cafeína ) y estrés (falta de ejercicio para eliminar tensiones y toxinas).

Si la acidez del cuerpo es inferior a 6,5 , pueden aparecer enfermedades como la hipertensión arterial, la arterioesclerosis, la osteoporosis, la gota, la artritis, el síndrome de fatiga crónica, etc.

En los países desarrollados donde las dietas son altas en proteínas animales (carnes) y grasas son más frecuentes los canceres y las enfermedades cardiovasculares que en los países pobres que consumen más comida vegetal.

Si usted padece con frecuencia varios de estos síntomas, párese a escuchar su cuerpo porque simplemente con cambiar hábitos desaparecerán síntomas y evitará la enfermedad. El cuerpo emite señales  para ponernos en alerta, pero nosotros debemos de estar receptivos y actuar para ayudarle al organismo a restablecer el equilibrio . Vivir con calidad no tiene precio y la mayoría de las veces está en nuestras manos.

Animo y fortaleza para cambiar los malos hábitos!!

Métodos para reducir la acidez en el cuerpo

MÉTODOS PARA REDUCIR LA ACIDEZ EN EL CUERPO

La acidez es la principal causa del desequilibrio de nuestro pH.
El cuerpo se desequilibra y como consecuencia se vuelve ácido y esto puede suceder por:  tomar muchos ácidos, crear ácidos, tener escasez de neutralizantes ó  por no eliminar los ácidos.
Debemos de conocer los métodos que nos pueden ayudar a reducir la acidez de nuestro cuerpo con el fin de restablecer el equilibrio del pH que es imprescindible para tener una vida saludable. Estos son:

pimag-agua
1. Hidratación adecuada con agua de primera calidad: El cuerpo necesita agua y más agua pero que sea rica en oxígeno y con el pH perfecto para las funciones corporales (sistema de agua PiMag). Si nuestro organismo es 70% agua y esta es necesaria para todas las funciones del mismo (eliminación de residuos, transporte de nutrientes, reparación de tejidos, mantenimiento de la temperatura y demás funciones metabólicas), tiene sentido reponer todos nuestro órganos vitales, huesos y tejidos con agua de la mejor calidad.

2. Evitar alimentos ácidos: reducir de forma notable los azúcares refinados y la pastelería, las carnes animales, los productos lácteos pasteurizados (incluyendo el yogur), las grasas saturadas, productos enlatados, embutidos, la sacarina, los aditivos químicos, colorantes, conservantes, pistachos, cacahuetes, maíz, condimentos como el kétchup y la mayonesa, alcohol y frutas muy dulces.

Entre los hidratos de carbono más ácidos incluimos todas las harinas refinadas (en especial el trigo) y el azúcar blanco que es otro de los principales acidificantes orgánicos.

No se trata de prohibir todos estos alimentos mencionados, sino de evitarlos si percibimos un desequilibrio en nuestro organismo.

3. Tomar alimentos alcalinos: la soja en todas sus variedades (proteinas vegetales), todas las verduras (fuente de clorofila, vitaminas, minerales, fibras,  enzimas y fitonutrientes), guisantes, aguacates, zanahorias, col (es especialmente recomendable por su alto contenido en vitamina K), granos germinados (alfalfa, soja),carbohidratos vegetales (zanahorias, patatas, calabaza, boniatos), apio, pepino, calabaza, perejil, albahaca, cilantro, cereales integrales, las frutas frescas en general a excepción de las muy dulces.

Las verduras si son de cultivo biológico mucho mejor porque así evitaremos los nitratos y pesticidas que nos acidifican. El tomate no debe de tomarse fuera de temporada porque es muy ácido, y en su temporada debe de tomarse siempre muy maduro. Es aconsejable que entre las verduras incluyamos las algas por su aporte de minerales alcalinos (calcio y oligoelementos).

Otra excelente manera de limpiar el organismo de los ácidos es tomando jugos de frutas y verduras  ya que su concentración en minerales alcalinos será superior. Pero eso sí, es muy importante que separe los de verduras de los de frutas porque no combinan bien. Tan sólo la manzana se puede incluir en los dos.

De todas maneras, es necesario también tener en cuenta que en nuestros alimentos hay ácidos que nos benefician y otros que nos perjudican. Entre los primeros están los frutales (cítrico, málico, tartárico,etc.) que son ácidos orgánicos débiles y una vez metabolizados dan lugar a lementos (sales minerales, carbonatos y citratos) que tienen la capacidad de fluidificar y alcalinizar la sangre. El mejor ejemplo de ello es el limón.Por eso no debemos preocuparnos por los cítricos (limón, naranja, lima ).  En cambio, hay otros ácidos (benzoico, úrico, láctico,oxálico,tánico) que no son tan buenos para el organismo. Así el oxálico (que curiosamente está en espinacas, acelgas, cacao y remolacha) además de acidificar ,disminuye la absorción de calcio y daña los riñones. Esto no quiere decir que debamos rechazar las verduras citadas pero si moderar su consumo si tenemos tendencia a la acidosis. El ácido tánico (café, fruta verde, té negro, vino tinto) además de limitar la digestión de proteinas, es considerado el responsable de algunos tipos de cáncer.

Diversas investigaciones coinciden en que una relación óptima de ingesta ácido-alcalina es aproximadamente de 80% de alimentos alcalinos y 20% de alimentos ácidos. Para conservar la sangre como debe de ser  (ligeramente alcalina) seis verduras y dos frutas componen ese 80% de alimentos alcalinos que necesitamos, mientras que una proteina y un almidón son el 20% de alimentos ácidos. La mayoría de las personas comen proteinas en exceso (carnes, pescados, huevos, legumbres, etc. ) y esta demasia de proteinas en nuestra ingesta diaria es una de las causas más frecuentes que  provoca el desequilibrio ácido-base.
Por tanto, es importante tener una alimentación rica enverduras, frutas,  granos germinados y legumbres (ricos en magnesio y minerales), semillas ( almendras,avellanas,castañas) y nueces (ricos en calcio y vitamina E) y  acites esenciales  (omega 3 y omega 6).

alimentos
Air Wellness Power5 Pro4. No fumar: el tabaco y respirar humos y aire contaminado ayudan a aumentar la acidez en el cuerpo. Si el agua es necesaria, que decir de la respiración… Costantemente necesitamos llenar nuestros pulmones de aire y si este no es limpio y puro el cuerpo lo utiliza igual pero incrementa los residuos tóxicos del organismo. Debemos dejar hábitos tan destructivos como el tábaco que sigilosamente van minando nuestro cuerpo. Hay pocas zonas del cuerpo humano que no se vean afectadas por los productos químicos de los cigarrillos (boca, dientes, encías, bronquios, pulmones, corazón, estómago, riñones, vejiga ).  Tener purificadores de aire con filtración avanzada  que además liberen iones negativos que nos ayudan a estar relajados y tranquilos (Air Wellness Power5 Pro) es un beneficio importante para nuestro organismo.

5. Dejar de tomar bebidas refrescantes, especialmente las colas que tienen una acidez muy alta.

6. Evitar el alcohol y la cafeina.

7. Evitar el aceite calentado y la comida calentada en el microondas.

8. Hacer ejercicio  para sudar y eliminar el exceso de ácidos : hay investigaciones que han demostrado que un ejercicio moderado (si va acompañado de una respiración profunda)  puede aumentar la velocidad del drenaje linfático hasta quince veces con lo que eliminamos muchas más toxinas y en consecuencia aumentará nuestra energía.

9. Respirar profundamente: ayuda a bajar el ácido carbónico en la sangre. La respiración controla el flujo del oxígeno por todo el cuerpo, pero también la circulación de la linfa  que tiene por misión deshacerse de la mayoría de las células muertas, las proteinas sanguíneas y las sustancias tóxicas. La respiración profunda relaja los músculos del pecho y tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso en general.  Hacer mucho ejercicio sin la respiración adecuada produce ácido láctico  y CO2.                                                               La respiración profunda se puede aprender mediante el siguiente ejercicio: inspirar durante un tiempo que nos resulte cómodo, mantener la respiración durante un tiempo cuatro  veces mayor que el de la inspiración y espirar durante un tiempo dos veces mayor que el de la inspiración. Debemos de mantener la respiración durante un tiempo cuatro veces mayor porque en ese tiempo la sangre se oxigena y el sistema linfático se activa y debemos de dedicar el doble de tiempo a espirar porque es durante la espiración cuando se eliminan las toxinas a través del sistema linfático.

10. Mantenerse emocionalmente equilibrado: las emociones reprimidas, la ira excesiva y los pensamientos negativos ayudan a incrementar la acidez.

Jade

11. Tomar enzimas  para mejorar las malas digestiones de los carbohidratos complejos y de las grasas (Jade GreenZymes).

12. Desintoxicar los riñones, el hígado y los intestinos.
 

13. Utilizar prendas con  tecnología de infrarrojo lejano: nos ayudan a eliminar la  acidez del cuerpo (edredón Kenko Dream, calcetines y vendajes KenkoTherm). Con frecuencia dolores localizados son el resultado de acúmulos de basura ácida y utilizar productos con infrarrojo lejano son una aportación extra para nuestro organismo.

Vendajes KenkoTherm.

14. Estar en contacto constante con campos magnéticos porque estos aumentan la capacidad de regeneración del organismo y nos ayudan a equilibrarnos física y emocionalmente
(productos con tecnología magnética) . Los tumores malignos en ratas se curan con tratamiento magnético y su vida se puede prolongar hasta en un 35%. Está demostrado que bajo la influencia de campos magnéticos se ha detenido el crecimiento de tumores malignos en ratas de laboratorio.

productos magneticos

Estas son recomendaciones a tener en cuenta,  pero cambiar hábitos cuesta mucho y con frecuencia nos decidimos a dejar malas costumbres cuando notamos que nuestra salud se resiente. Es cierto que nunca es tarde si la dicha es buena, pero yo por mí experiencia personal me quedo con “una retirada a tiempo es una victoria”, si hoy puedes dejarlos no esperes a mañana. Sin duda tú cuerpo de lo agradecerá y tú lo disfrutarás.

La importancia del pH en el cuerpo

LA IMPORTANCIA DEL pH EN EL CUERPO

El pH es la escala que se utiliza para conocer la acidez ó alcalinidad de un elemento.  

 pH significa “potencial de Hidrógeno”.

La escala pH va desde 0 a 14. Un pH de 7 significa que existe equilibrio entre acidez y alcalinidad y es considerado neutro. Si este índice está por encima de 7,8 (excesivamente alcalino) ó por debajo de 7 (ácido) existe riesgo para la salud. El sistema que regula el pH en nuestro organismo intenta mantener el pH en 7,4 (ligeramente alcalino) que es el valor ideal.

.

escala ph

 

Para que las células de nuestro cuerpo funcionen de forma correcta y adecuada su pH debe de ser ligeramente alcalino. En una persona sana el pH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45.

El torrente sanguíneo tiene que nutrir y oxigenar todos nuestros tejidos y órganos, pero además otra de sus funciones es recoger todos los deshechos o residuos tóxicos que el propio metabolismo celular origina y después pasar  por diferentes órganos que depueren estos residuos (higado, riñones y pulmones).

Linus Pauling (químico ganador de dos premios Nobel) afirma que mantener el cuerpo con un pH alcalino es la clave de mantener una buena salud.

El nivel alcalino es muy importante porque está científicamente demostrado que las enfermedades no pueden sobrevivir en un estado alcalino pero en cambio se fortalecen en ambientes ácidos. Además las sustancias ácidas rechazan el oxígeno y por el contrario, las sustancias alcalinas atraen el oxígeno que es imprescindible para la vida.

Los trillones de células que componen nuestro organismo,necesitan alimentarse, eliminar residuos y renovarse constantemente.Para cumplir adecuadamente esta tarea la sangre debe mantener un ligero nivel de alcalinidad. Cuando se incrementan los niveles de acidez  la sangre logra conservar este equilibrio, que es vital, gracias a ciertos mecanismos de autorregulación que posee. Lo hace aportando bases (óxidos, hidróxidos y carbonatos de los metales alcalinos) que neutrlizan los ácidos. Por ello, para que las reacciones metabólicas que tienen lugar en nuestras células sean óptimas, es necesario que junto al oxígeno, la sangre tenga un constante flujo de sustancias de naturaleza alcalina, con el fin de poder neutralizar los ácidos.

Las sustancias alcalinas limpian y las ácidas dañan el organismo. Casi todos los procesos de nuestro cuerpo producen acidez, sin embargo necesitamos  mantener un pH levemente alcalino y por eso nuestro organismo  trabaja constantemente para mantener el pH equilibrado. En la juventud, el buen funcionamiento de los órganos de eliminación (principalmente el riñón y la piel) nos ayuda a ello, pero con el paso de los años al acentuarse los efectos nocivos de los ácidos en el organismo, estos órganos pierden eficiencia para eliminarlos y los depositan en diferentes puntos del cuerpo dando lugar a diferentes dolencias. Por ejemplo si el ácido úrico no es eliminado satisfactoriamente se deposita en los huesos y en los cartílagos y da origen a enfermedades como la artritis, la artrosis, el reumatismo, etc.

Durante las funciones metabólicas se produce basura ácida y el organismo trata de eliminarla con la orina, el sudor y el dióxido espiratorio. Pera ello necesitamos recibir mediante la comida y la bebida la cantidad apropiada de minerales alcalinos (los más importantes son el potasio, el calcio, el sodio y el magnesio). Si hay un exceso de ácidos y hay carencia de nutricionales alcalinos, la sangre debe de recurrir a la reserva alcalina de huesos, dientes,uñas,articulaciones, cabellos,etc.  con el fin de reestablecer el vital equilibrio ácido-básico. De esta manera comienza la descalcificación y la desmineralización del cuerpo. Los huesos (que ceden calcio) se hacen frágiles, aparecen caries, osteoporosis, anemia en la sangre, problemas digestivos, afecciones de las vías respiratorias, debilidad, etc.

Con cierta frecuencia el organismo es incapaz de deshacerse de la acidez que va acumulando y todo lo que se queda se va depositando en sitios diferentes del cuerpo con lo que el organismo se hace cada vez más ácido. Donde se almacena este residuo ácido disminuye la circulación de la sangre  y esta insuficiencia de sangre puede afectar a órganos vitales. Muchas veces es la causa de enfermedades degenerativas.

Los deshechos ácidos acumulados reducen la alcalinidad de la sangre por lo que el cuerpo trata de transformarlos en sólidos (colesterol, ácidos grasos, ácidos de la orina) y acumularlos (sobre todo en la capa grasa)  para reducir su efecto.Con frecuencia el sobrepeso es la consecuencia del acúmulo de residuos ácidos no eliminados.

Cuando hay un exceso de acidez en la sangre proliferan organismos como bacterias, hongos, levaduras, etc. y ello nos puede llevar a la enfermedad.

Está científicamente demostrado  que la acumulación de desechos ácidos da origen a enfermedades, degeneraciones orgánicas y envejecimiento prematuro.

Rudloph Virchow  escribió: “los gérmenes no son la causa de la enfermedad, sino que buscan su hábitat natural (los tejidos enfermos), de igual manera que los mosquitos buscan en agua estancada y putrefacta, pero no son la causa de la putrefacción del agua”.

El Dr. Robert O. Yung postula que el cuerpo humano es alcalino en diseño y ácido en su función y sostiene que la enfermedad es causada por la hiperacidificación de la sangre y los tejidos, debido a nuestra manera equivocada de vivir, de alimentarnos y de pensar.

Las células del cuerpo necesitan un pH alcalino normal para funcionar adecuadamente. Un pH bajo (ácido)  es una de las causas más importantes de muchas enfermedades incluido el cáncer.Diversos estudios han demostrado que el 85% de los pacientes con cáncer tienen niveles de pH entre 5 y 6. Las células del cáncer no pueden crecer si el pH del cuerpo es normal (ligeramente alcalino), por ello estos pacientes necesitan cambiar su estilo de vida y su dieta.

Según Warburg (Premio Nobel en 1931 por su tesis “la causa primaria y la prevención del cancer”) todas las células normales necesitan oxígeno , pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno. Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones: la acidosis y la hipoxia (falta de oxígeno). Por lo tanto, las células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado que es lo que le permite su normal funcionamiento y las células cancerosas viven en un ambiente extremadamente ácido y carente de oxígeno.

El Dr. George Crile dijo : ” es totalmente imposible que un cáncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de acidez, nutriendose con alimentos que produzcan reacciones metabólicas alcalinas y aumentando el consumo del agua pura; y que, a su vez evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos tóxicos. En general el cáncer no se contagia ni se hereda… lo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen”

Ya sabemos que tener un pH equilibrado es necesario para tener buena salud  y sabemos también que la causa principal de este desequilibrio es la excesiva acidez  pero… qué podemos hacer para contrarestarla?

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.